. Pobreza Energética – Renovathon&Greenpeace

Pobreza Energética

  • Un 10% de la población sufre pobreza energética en España, una situación que causa 7.100 muertes al año, más que los accidentes de tráfico, según la OMS.
  • El 28% de los hogares liderados por mujeres se encuentra en riesgo de pobreza energética, cifra que aumenta al 39% en mujeres mayores de 65 años.
  • Por comunidades, la más afectada es Castilla-La Mancha, donde un 20% de la ciudadanía sufre pobreza energética.
  • Soluciones: un plan de rehabilitación energética de todo el parque de viviendas, con financiación pública para los hogares en riesgo de pobreza energética, y una reforma del mercado eléctrico que acabe con el abuso del oligopolio, desarrolle tarifas sociales y elimine la brecha de género.
  • Cuatro de cada diez personas en nuestro país están afectadas por algún indicador de pobreza energética (ingresos suficientes, mala calidad de la vivienda o precios elevados en su factura)».
  • Greenpeace denuncia que las acciones que se han planteado desde el Gobierno para la lucha contra la pobreza energética (bono social y sus versiones posteriores) siguen siendo ayudas al consumo: perpetuando la situación de pobreza energética de los hogares, manteniendo las desigualdades y la dependencia de las grandes empresas eléctricas y su producción contaminante. En definitiva, no trata la energía como un derecho. Por ello hemos reivindicado en múltiples ocasiones que sería más coherente ayudar a los hogares vulnerables a sumarse a la transición energética: impulsando el proceso de democratización de la energía, ayudando a los hogares a ser menos dependientes de la compra de energías contaminantes de las eléctricas, promoviendo la cohesión social y tratando estos mecanismos como herramientas para ejercer un derecho.
  •  Greenpeace revindica que la lucha contra la pobreza energética debe visibilizar el problema estructural de género, de un parque de viviendas con escasa eficiencia energética y de una factura de la luz estratosférica que no refleja nuestro consumo energético real.